Compartir

Un cangrejo de río escapó de una muerte segura.

Ante un panorama poco alentador, este molusco prefirió perder una de sus extremidades antes que servir de alimento para los hambrientos comensales.

Con la ayuda de una de sus pinzas, el cangrejo logró cortarse la otra y escapar de un futuro en ebullición.