Compartir

El martes una mujer alemana de 65 años que viajaba junto a sus dos nietos en un tren interurbano de Munich, sacó una pistola que colocó bajo su brazo, hecho que alertó al resto de pasajeros, que inmediatamente denunciaron los hechos al conductor del convoy, que su vez informó a las autoridades, explicó la policía alemana en un comunicado.

Cuando el tren llegó a su destino, en el andén de la estación, los policías aguardaban la llegada de la mujer que fue rápidamente identificada, y fue cacheada por los agentes en la mismísima dársena. Al desarmarla, los agentes se percataron que el arma que llevaba era una pistola de juguete. “Por su apariencia general apenas se podía distinguir de un arma real”, informaron las autoridades alemanas.

A pesar de que el arma no suponía ninguna amenaza, la mujer fue trasladada a dependencias policiales y deberá abonar una multa de 100 euros por llevar encima “”una pistola de imitación”.