Compartir

Los regalos personalizados no siempre suelen terminar de la forma que pretende uno. Sino, que se lo digan a una mujer en Carolina del Sur (Estados Unidos), que encargó un regalo personalizado a su hijo, nada más y nada menos que una tarta personalizada como regalo para su graduación.

Según informa 'El Huffington Post', la frase con la que quería felicitar a su hijo era en latín “Summa Cum Laude of 2018”, en referencia al ser el alumno con las mejores calificaciones. Por ende, la cadena de supermercados Publix a la que encargó este presente decidió retirar la palabra “cum” del mensaje, que significa también “correrse” en inglés”, y puso en su lugar tres rayas para ocultar el término.

La madre del alumno, Cara Koscinski, confesó en su muro de Facebook la vergüenza que pasó al explicar a su primogénito el motivo por el cual se censuró parte de su mensaje y admitió que su hijo “se sintió humillado”.