Compartir

Los problemas derivados por la falta de sueño pueden derivar en graves dolencias para los seres humanos, así lo ha revelado un estudio desarrollado por el Karolinska Institute de Estocolmo.

La investigación asegura el que ratio de mortalidad es un 65 % superior entre las personas adultas que duermen una media diaria de cinco horas o menos, que loa de aquellos que descansan entre seis o siete horas.

Un dato desvela que el riesgo de muerte prematura, asociado al hecho de dormir pocas horas, se reduce si la falta de sueño durante los días laborales, se recupera durmiendo durante más tiempo los fines de semana., así que remolonear en la cama y despertarse dos o tres horas más tarde los fines de semana puede salvarnos la vida.

Por el contrario, el exceso de sueño, tal y como afirman nuestros amigos de 'Quo', puede ser perjudicial. El mismo estudio pone de manifiesto que aquellas personas que descansan más de ocho horas diarias de lunes a domingo, también tienen un 25% de riesgo extra de morir de forma prematura.

El dato más llamativo afirma que el riesgo de muerte prematura que tienen quienes duermen menos de cinco horas diarias, parece desaparecer cuando se supera la barrera de los 65 años.