Compartir

Era su último día de trabajo en la oficina, y una compañera rencorosa no quiso perder la oportunidad de despedirse como era debido. Si la venganza es un plato que se sirve frío, esta mujer lo preparó templado.

Una mujer de 47 años y cuya identidad no ha trascendido horneó un brownie, una famosa tarta hecha a base de chocolate y nueces, para celebrar el último día de trabajo de un empleado de la empresa en la que trabajaba, informó el diario norteamericano, 'The Ann Arbor News', el pasado martes. 

La mujer perversamente aderezó su creación con laxantes, ya que, supuestamente, había mantenido una disputa previa con su compañero, el mismo que se despedía de la empresa.

Extrañamente, fue un trabajador de otra compañía quien dio el aviso de los funestos planes de la trabajadora y la tarta pudo ser requisada sin que nadie pudiera degustarla durante la fiesta de despedidad, celebrada el pasado 3 de mayo.

Desde la empresa se dio aviso a la policía, y después de negar inicialmente los hechos, la cocinera acabó confesando su receta secreta. “Muchas veces lo ves en películas o programas de televisión donde alguien intenta hacer esto o juega una broma, pero es muy grave”, dijo el jefe de la policía de Saline, Jerrod Hart, al citado medio..”Hay tantas cosas sucediendo en el mundo, crear un problema como este es innecesario y es criminal”.

Según los informes, la mujer no fue acusada de ningún crimen porque nadie comió los brownies, pero la empresa tomó la decisión de despedirla.