Compartir

Las prisas no son buenas. Parece que Rusia está viviendo una carrera contrarreloj para tener todas sus instalaciones disponibles y en buen estado antes de la inminente llegada del próximo Mundial. Inmersos en esta vorágine, unos albañiles sepultaron a una mujer en su casa la semana pasada durante unas obras.

Los trabajadores estaban pavimentando una calle en el centro de Nizhny Novgorod, una de las once ciudades que albergarán partidos del Mundial que se celebrará entre el 14 de junio y el 15 de julio, cuando por error bloquearon con cemento la puerta del domicilio de Anna Chemodanov, aislándola en el interior de su casa.  

La televisión pública 'OTR' ofreció imágenes de la puerta, mientras el marido de Anna, Ivan, espera en la calle, frustrado por no poder acceder a su domicilio tras su jornada laboral, según informan desde 'RPP'.

La mujer había permanecido todo el día en su casa, dedicada a labores del hogar,  cuando los operarios la sepultaron. “¿Pueden imaginar el nivel de idiotez que ha alcanzado esta ciudad?”, se preguntó el marido en 'OTR'.”Levantan un muro encerrando a gente simplemente para acabar rápido su trabajo y cobrar”, criticó antes de lanzar por encima una bolsa con comida para que Anna “no se muera de hambre”.