Compartir

Ocurrió durante una obra en Argentina. Un trabajador grabó el error garrafal que cometieron sus compañeros cuando soldaban una tubería a una de las paredes de la construcción. Cuando se percataron de su fallo no pudieron contener su risa.

Los trabajadores estaban concentrados en sus labores hasta que alguien dijo; “Ahora vamos a tener que cortar el caño para poder sacar la escalera porque no hay otra forma de sacar la escalera”. 

Sonrojados, los trabajadores estallaron en una carcajada.