Compartir

Menudo susto se llevaron los bañistas que este domingo se daban un tranquilo baño en las aguas de las playas de Fuengirola. Un grupo de personas alertó de que la presencia de un tiburón de unos tres metros de longitud.

El escualo, de la especie tintorera (conocida como tiburón azul), hizo que las autoridades prohibieran el baño durante algunas horas, aunque después la bandera roja se cambió por amarilla.

Los agentes estuvieron tratando de localizar al escualo durante toda la jornada para llevarlo a alta mar, aunque no fueron capaces de encontrarlo, según el 'Diario Sur'. La presencia de este tipo de escualos es habitual en la zona, dicen los científicos.