Compartir

Una madre y sus dos hijos, residentes en el estado norteamericano de Florida, han fallecido después de que el lunes por la mañana el vehículo en el que viajaban chocase contra un cocodrilo de casi tres metros que estaba cruzando la carretera.

Amber Stanley, de 24 años, y sus hijos, Jack, 4 y Autumn, 2, conducían por la Interestatal 95 en Carolina del sur, cuando el vehículo golpeó al animal, manifestó Sean D. Fogle, jefe de la oficina forense del condado de Orangeburg, en Carolina del Sur.

Tras el impacto, el vehículo familiar se salió de la carretera y acabó estrellándose contra un árbol. Como consecuencia del golpe, el coche se incendió conviertiéndose en una trampa mortal para los tres ocupantes que murieron como consecuencia de las llamas. Aseguró Fogle.

El marido de Stanley, en declaraciones a '19 WLTX', dijo que en el momento del accidente se encontraba en Pennsylvania por motivos de trabajo.

“Ha sido duro. Todavía estoy procesándolo “, dijo el marido devastado. “Voy  caminando y veo algo con el rabillo del ojo, y me digo, esa es Amber, y sé que no es así, pero es lo primero que piensa mi cerebro. O cuando algunos niños dicen papá…”.