Compartir

Lo que en principio iba a ser una cena oficial como otra cualquiera entre el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y su homologo israelí Benhamin Netanyahu ha acabado con polémica. Y todo por unos bombones que han sido servidos dentro de un zapato.

Aparentemente puede ser un detalle como otro cualquiera, pero no es el caso. Y es que en ciertas culturas como la japonesa colocar los pies o los zapatos sobre la mesa se considera una falta de respeto muy grave. Por ello se descalzan al entrar en casa o en lugares públicos.

Según informa 'The Washington Post', un diplomático ha asegurado en el diario israelí 'Yediot Aharonot' que la decisión del chef es “estúpida e insensata” y realizó una comparación para entender el por qué del cabreo del primer ministro nipón: “Es como servir a un judío unos chocolates en un plato con cabeza de cerdo”