Compartir

El pasado lunes, un grupo de actores disfrazados de soldados del grupo terrorista ISIS y armados con armamento falso desataron el pánico en un centro comercial de Teherán (Iran).

El plan era el de promocionar una nueva producción cinematográfica, “Tiempo de Damasco”, un inocente película sobre un padre y su hijo iraní que viajan hasta Siria en misión humanitaria, y que son secuestrados por el Estado Islámico. 

Así que un grupo de actores, disfrazados de integrantes del grupo terrorista y armados con metralletas y espadas falsas, 'asaltaron' el edificio al grito de “Allahu akbar” (Alá es grande) y fingieron asaltar a los clientes del centro comercial, incluso hubo un actor que irrumpió por los pasillos del centro a lomos de un caballo. Y claro, la cosa se lió.

Algunos clientes se dieron cuenta de que todo formaba parte de una broma pero otros no y corrieron despavoridos con la intención de salvar sus vidas al pensar que se encontraban en peligro de muerte. La broma no sentó demasiado bien y las redes sociales estallaron contra la producción. Tal es así que Ebrahim Hatamikia, tuvo que pedir disculpas públicamente.