Compartir

El pasado 12 de abril, Markiko Sonnie Lewis de 40 años, robó en una pequeña sucursal de un banco de Cleveland (Ohio), en Estados Unidos. Llevaba tan sólo un día en libertad condicional.

Sonnie Lewis había sido condenado en 2016 a dos años de prisión, y se le impusieron tres años de libertad condicional, después de que fuese puesto en libertad el pasado 11 de abril. Un día después, fue detenido nuevamente por robar en el mismo banco.

Ahora, el acusado se enfrenta ahora a una pena de 20 años de prisión por robo “con fuerza, violencia e intimidación”. Se le atribuye el robo de 1.044 dólares del banco, según la oficina del fiscal federal, tal y como informa el canal de noticias 'Cleveland19News'.