Compartir

Las buenas intenciones de una pareja de turistas provocó una alerta sanitaria a nivel internacional al auxiliar a un murciélago enfermo.

La pareja, que había viajado desde Suiza hasta Naples, en Florida (EE.UU.), encontró al animal en malas condiciones y decidió llevarlo a un veterinario, para, a continuación, marcharse de la consulta y proseguir con su viaje. 

A los cinco días, el murciélago murió. Cuando el médico lo examinó, saltaron todas las alarmas. Tenía la rabia.

Al no disponer de los datos de los turistas, que había estado en contacto con el mamífero, el veterinario avisó  al Centro de Control de Enfermedades (CDC) , y se organizó  un operativo para localizarlos, pero no lo consiguieron.

Los animales que padecen de rabia pueden contagiar la enfermedad, mortal para el ser humano si no se trata adecuadamente . El virus puede tardar meses en manifestarse.

Finalmente, el CDC pudo ponerse en contacto con la Oficina Federal de Salud Pública de Suiza, que a su vez recurrió a la Organización Mundial de la Salud que emitió un comunicado de búsqueda que dio resultados, y los turistas se presentaron en un centro sanitario, donde fueron vacunados y, a día de hoy, se encuentran en buen estado.

Aunque los hechos ocurrieron durante el mes de enero, ha sido ahora cuando el CDC lo ha hecho público a través de su página web.