Compartir

Tres jóvenes: Salomón Aceves Gastélum, Daniel Díaz y Marco Ávalos, fueron secuestrados en México el pasado 19 de marzo. Tras más de un mes desaparecidos, los restos sin vida de los chicos han sido encontrados en una finca de Jalisco (México).

La Fiscalía atribuye la mascare al cártel de drogas CJNG que al parecer confundió a los estudiantes con miembros de una banda rival. La responsable de la investigación, Lizette Torres, informó de que dos personas identificadas como Omar “N” y Gerardo “N”  habían sido arrestadas por su presunta implicación en los hechos, tal y como informa 'El Mundo'. 

Los detenidos fueron interrogados, y en función de su testimonio, la policía piensa que, tras dar muerte a los jóvenes, diluyeron sus cuerpos en ácido. “Con los indicios localizados y encontrados que cuenta la fiscalía nos hacen inferir lógicamente eso”, aseguraron fuentes policiales.

El 19 de marzo, los chicos, estudiantes de cine, fueron asaltados en un camino del municipio de Tonalá, Jalisco, por varios hombres armados que se identificaron como miembros de la fiscalía.

Los jóvenes estaban realizando un trabajo escolar en en una finca. No sabían que el lugar era el escondite de una banda de criminales.

Según la investigación, una avería en el coche de los estudiantes provocó que se detuvieran en uno de los caminos del lugar, momento en el que fueron asaltados por los asesinos, quienes les trasladaron a otra casa, situada a unos seis kilómetros. Allí las autoridades encontraron matrículas falsas, uniformes bordados con el logotipo de la Procuraduría (fiscalía) General de La República, y armas de uso exclusivo del ejército.

Uno de los estudiantes, Aceves Gastélum fue interrogado a golpes por los miembros del cartel, que intentaban conseguir información de la banda rival, al pensar que el joven era uno de sus miembros. El estudiante murió como consecuencia de los golpes, y los narcotraficantes decidieron matar a los otros dos, aseguró Lizette Torres. 

Los cuerpos sin vida de los estudiantes fueron trasladados a una tercera finca, donde las autoridades encontraron 46 bidones con ácido sulfúrico y tres recipientes más con restos de esta sustancia

En el lugar se encontraron 18 perfiles genéticos diferentes a los de los estudiantes por lo que las autoridades sospechan que la casa fue utilizada antes para disolver más cuerpos. “Según los indicios y declaraciones de las personas que se encontraron en los hechos, ahí sí se encuentran más personas disueltas”, explicó Torres.