Compartir

Un nuevo sistema de señalización vial ha sido implantado en la ciudad china de Daye, en la provincia de Hubei. La novedosa práctica rocía con vapor de agua a aquellos peatones que no respetan los semáforos,  y cruzan la calle de forma indebida.

La policía ha instalado 5 vaporizadores en el centro de la ciudad, en cinco cruces peatonales. Tres de ellos mojan literalmente a los infractores que intenten cruzar la calle cuando el semáforo del cruce está en rojo.

“La máquina tiene dos sistemas con funciones diferentes. Uno es el de reconocimiento facial, el otro da recordatorios y advertencias”, explicó Wan Xinqiang, funcionario de la oficina de Seguridad Pública de Daye, al diario 'China Daily'.

“Toma fotos de las personas cruzan en la luz roja y sube las imágenes a la base de datos de la policía para determinar sus identidades.”, explicó Xinqiang. 

De acuerdo con el mismo diario, el sistema costó unos 207 mil dólares, casi 200 mil euros al cambio. Pongamos que llueve, ¿merecerá la pena?