Compartir

La ardua tarea de montar los muebles de la firma sueca tiene los días contados.

Varios investigadores de la Universidad Tecnológica Nanyang, en Singapur, han desarrollado un prototipo capaz de ensamblar todas las piezas de una silla de IKEA, sin que le sobre ninguna al finalizar la tarea.

El prototipo consta de dos brazos mecanizados con sensores de fuerza y varias cámaras en tres dimensiones. El robot tarda unos 20 minutos en terminar su trabajo, basado en instrucciones previas, y de manera mucho más precisa que otros modelos desarrollados anteriormente, tal y como informa la revista especializada 'Science Robotics'.

La máquina fue programada para identificar las piezas a través de las fotografías de diferentes partes de la silla, implantadas en su memoria A su vez, el desafío de utilizar brazos robóticos y reconocimiento de objetos apunta a desarrollar movimientos similares a los humanos para que puedan tener  otras utilidades más peligrosas como la desactivación de explosivos.

“En un futuro, este tipo de robos deberían asistirnos en tareas tediosas o que representan un riesgo físico para los humanos. Sería de gran utilidad en sectores de logística o de empaquetado para compañías de comercio electrónico”, dijo Francisco Suárez-Ruiz, uno de los investigadores que formaron parte del proyecto de la Universidad Tecnológica Nanyang.