Compartir

No es que esperase un futuro poco alentador, es que esta estudiante de Georgia (EE.UU.) quiere dirigir una funeraria el día de mañana.

Ni corta ni perezosa, Alexandra Clark se presentó el pasado sábado, el día de su graduación, en el Americus Sumter High School, metida en un ataúd que, a su llegada al centro escolar, fue sacado de un coche fúnebre ante el asombro de sus compañeros.

Clark, quien colgó las fotos en su página de 'Facebook', aseguró que quería prevenir a sus compañeros de los excesos de la fiesta, para que no bebieran si después iban a coger el coche.

“Estaba pensando en mi clase y en cómo van a ir a la graduación. Van a hacer cosas malas después del baile, como tomar drogas y hacer todo eso”, explicó a la 'WXIA-TV'.

Al parecer la joven  ha estado trabajando en en West Mortuary, una funeraria de Americus (Georgia), lugar del que en un futuro quiere convertirse en su directora.

“Esto es justo lo que hago, y esta es mi carrera que planeo hacer y me encanta”, dijo. “Me encanta estar cerca de las personas y ayudar a los demás. Y no es faltarle al respeto a nadie”.