Compartir

Un grupo de científicos, especialistas en ballenas, ha revelado un hecho inquietante. 

El tiburón peregrino (Cetorhinus maximus), un especie solitaria, y que en raras ocasiones ha sido vista en compañía de otros animales, ha comenzado a congregarse, en grupos de cientos, en un lugar del océano.

Los observadores han llegado a contar a nada más y nada menos que a 1.398 tiburones de esta especie juntos. Teniendo en cuenta que el 99% de los últimos 10.000 avistamientos fueron de grupos de siete animales o menos, el comportamiento actual de estos animales es toda una anomalía. 

Además de esta rareza, existe otra, y es que estos animales suelen nadar a grandes profundidades, pero por una extraña razón, ahora lo hacen en la superficie, tal y como informa 'National Geographic'.

¿Por qué? Por el momento, nadie lo sabe. 

Una de las posibles causas para explicar este comportamiento podría ser que, al igual que los ciclistas, los animales pueden congregarse para reducir la resistencia al desplazarse. Otras hipótesis apuntan a que se juntan en grandes grupos para defenderse o para aparearse, pero ninguna teoría ha podido ser confirmada.