Compartir

Los espectadores que asistieron a un cine en China perdieron el hilo de la película, cuando un león marino irrumpió en la entrada de la sala, el pasado 14 de abril. El animal se había escapado del Mianyang Underwater World, un acuario, situado en la acera de enfrente.

Según informan medios locales, la fuga se produjo poco después del traslado del mamífero desde la ciudad de Shangay hasta el mencionado acuario, en la provincia de Sichuan.

Al parecer, el lugar no debió gustarle demasiado y decidió escapar, afortunadamente, no llegó muy lejos y fue encontrado en la acera de enfrente, en una sala de cine.

Las autoridades acudieron al lugar de los hechos y el rebelde mamífero fue devuelto al acuario sin lesiones, tal y como informa el 'Daily Mail'.  

Sus cuidadores lograron encerrarlo en una jaula y llevarlo de vuelta a su recinto.