Compartir

No es la primera vez que pasa. Hace unos meses publicábamos la noticia de un vuelo de Turkish Airlines, que tuvo que ser desviado y efectuar un aterrizaje de emergencia,  después de que los pasajeros detectaran una red wi-fi con el nombre de “Bomb aboard” (Bomba a bordo).

Pues bien la historia se repite. Esta vez en el Planet Fitness en Saginaw Township (Detroit), un gimnasio del estado norteamericano de Michigan, que ha tenido que ser desalojado cuando uno de sus cientes intentaba localizar una red para conectarse a Internet. El hombre encontró una llamada “remote detonator” (detonador remoto), y saltaron todas las alarmas.

El local fue rápidamente desalojado y un perro de los artificieros tuvo que acudir para olfatear el rastro del explosivo. Afortunadamente, no se encontró artefacto alguno, tal y como informa la 'NBC'.

El gimnasio estuvo cerrado aproximadamente tres horas.