Compartir

Cualquier calificativo se queda corto para describir a este conductor.

Las cámaras de seguridad de una autopista china captaron el momento en el que un hombre provocó un accidente en cadena al detener su vehículo para realizar un giro que no podía ejecutar, aunque finalmente, lo hizo…por narices.

El vídeo muestra cómo el hombre detiene su vehículo, de color blanco, en mitad de una autopista bastante transitada. Supuestamente, y a tenor de las imágenes, el conductor se pasó una salida e intentó incorporarse a ella, causando un terrorífico accidente en el que se vieron envueltos dos caminos de gran tonelaje, que no pudieron esquivar el automóvil detenido en medio de la carretera.

Mientras el mundo parece derrumbarse a su alrededor, el hombre, con toda la tranquilidad del mundo, realiza el giro, se incorpora al carril de salida, y desaparece despreocupado de la catastrófica escena.

Sólo le faltó sacar la mano por la ventanilla y despedirse del resto de conductores.