Compartir

Milo, un beagle que se había escapado de la casa de sus amos en Middleton, New Hampshire (EE.UU), fue rescatado por una protectora de animales después de que el perro, presumiblemente, hubiera mantenido una pelea con un puercoespín.

El Granite State Dog Recovery publicó unas fotos en su perfil de Facebook que mostraban a Milo con su hocico lleno de púas después del altercado.

Afortunadamente, la protectora entregó a sus dueños a Milo que, como se puede apreciar en otra fotografía, se recuperó tranquilamente de sus heridas.