Compartir

Expertos del todo el mundo han puesto el grito en el cielo y advierten de las graves consecuencias que puede acarrear completar el nuevo reto viral que triunfa entre los jóvenes.

La prueba consiste en 'esnifar' un condón por la nariz, pasarlo por el conducto respiratorio, y sacarlo por la boca.

Realmente, las primeras imágenes de esta peligrosa prueba se hicieron públicas en 2013 pero, ahora, el reto ha vuelto, y con más fuerza, si cabe, que antes.

En su columna de la revista 'Forbes', del pasado 31 de marzo, Bruce Y. Lee, profesor asociado del Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, se ha referido a dos casos de aspiración de condones que han sido publicados en diferentes revistas especializadas, sin embargo, en ambos casos se trató de un accidente y no de un acto deliberado como parece estarse esparciendo recientemente entre los jóvenes.

El primero, según cuenta el colaborador, se trató de una mujer de 26 años quien practicando sexo oral tragó accidentalmente un condón que pasó por su tráquea y terminó en sus pulmones ocasionándole una seria neumonía. 

El segundo, un caso parecido de una mujer de 27 que practicando también sexo oral tragó un pedazo de condón que terminó en su apéndice generándole apendicitis.