Compartir

A menudo las asociaciones de consumidores nos alertan de los peligros de utilizar productos baratos, especialmente si van destinados a la alimentación o a la cosmética. El caso que ahora les relatamos es un claro ejemplo de que siempre hay que mantener la alerta y no fiarse de nadie. 

Los hechos han ocurrido en Estados Unidos. Concretamente en Georgetown, donde una madre compró a su hija de 3 años unos cosméticos para que jugara con ellos. 

La menor se aplicó un colorete, un lápiz de ojos y también un brillo labial. Al principio todo fueron sonrisas, pero poco a poco la niña fue sintiendo los efectos nocivos de los productos que se había aplicado. 

Finalmente tuvo que ser ingresada en un hospital ante el hinchazón de los ojos, y las erupciones que le salieron por numerosas partes del cuerpo. 

La madre ha querido denunciar lo ocurrido a través de Facebook, para alertar a los padres del peligro que tiene no utilizar marcas de cosméticos apropiadas.