Compartir

Tras haber perdido sus extremidades como consecuencia de una grave infección, Jamarion Styles se ha convertido en una auténtica estrella del baloncesto.

Una bacteria fue la culpable de que el adolescente de 14 años perdiera ambos brazos cuando apenas era un bebé. pero su esfuerzo y determinación ha despertado la admiración del resto de compañeros de su escuela y del resto del equipo de baloncesto.

En las imágenes se puede ver a Styles en plena acción, y no precisamente en un partido improvisado. 

Al llegar a octavo grado, el joven pidió al entrenador del equipo que lo incluyera en el mismo. Sin mucha fe, éste le dio una oportunidad y Styles no la desaprovechó. Según la 'CBS', era el primero en llegar a los entrenamientos y el último en abandonarlos.

Todo su esfuerzo se vio recompensado cuando a falta de seis minutos para que finalizara el partido de las imágenes, entró en la cancha y logró encestar estos dos triples que están dando la vuelta al mundo.