Compartir

Karen Cooper, una mujer de Fort Myers, Florida (EE.UU), se 'casó' con su amado de toda la vida, un ficus gigante cuyas raíces cubren una extensión de 744 metros cuadrados.

La ceremonia, celebrada el pasado fin de semana en el parque Snell Family, de la citada localidad, se organizó con la intención de salvar a este árbol centenario de ser talado. A ella acudieron bastantes invitados, la mayoría por parte de la novia. 

“Lo vi y pensé que deberíamos casarnos con el ficus, como algún tipo de broma, pero la gente me dijo que era una buena idea. Así que dije, de acuerdo, vamos a hacerlo”, apuntó Cooper en declaraciones al diario 'The News-Press'.

El pasado mes de diciembre, el departamento de obras públicas de la ciudad autorizó la tala del árbol, a lo que se la mujer, junto con un grupo de vecinos del barrio de Valencia Terrace, se oponen. 

El martes tendrá lugar una reunión oficial para determinar si el ahora recién casado ficus continúa dando sombra y cobijo a los vecinos o es cortado y arrancado para siempre.