Compartir

Un mensaje escrito en un billete de un dolar podría esclarecer el misterio de una niña desaparecida hace 20 años.

El 2 de enero de 1998, Mikelle Biggs, una niña de 11 años, salió en bicicleta de su casa de Mesa, Arizona. La última vez que se vio a la menor fue cuando paró a comprar un helado en un puesto ambulante a escasa manzanas de su casa. Desde ese momento, no se volvió a ver a Mikelle.

Casi 20 años después, un mensaje escrito a mano, encontrado en un billete de un dólar, podría dar un espectacular giro al caso. 

El pasado 14 de marzo, un hombre que estaba contando la recaudación de una iniciativa, llevada a cabo por el grupo de Girls Scouts que él mismo coordinaba, encontró un billete que le llamó poderosamente la atención. En él babía un mensaje escrito que rezaba: “Mi nombre es Mikel Biggs secuestrada en Mesa Az. Estoy viva” 

El hombre, que en el momento de la hallazgo se encontraba a 1.700 millas de distancia del lugar donde desapareció la menor, entregó el billete, emitido en el año 2009, a las autoridades.

Sin embargo, es difícil rastrear la trayectoria del dinero para poder determinar dónde fue escrito el mensaje y en qué momento. El hecho de que el billete haya pasado por tantas manos ofrece muy pocas posibilidades de poder obtener una muestra de ADN, por lo que el caso está muy lejos de poder resolverse.

Kimber Biggs, hermana de la desaparecida ,tampoco tiene muchas esperanzas en la investigación, y en declaraciones a 'USA Today' explica que tampoco cree que su hermana haya escrito el aviso. En el mensaje faltan dos letras en el nombre de la niña.

El mismo año que se reportó la desaparición, portavoces de la Policía indicaron que la menor estaba huyendo de alguien, a quien no conocía o con quien no quería estar. Se realizó una masiva búsqueda que incluyó inspecciones a minas abandonadas y el arresto de sospechosos, que, posteriormente, fueron liberados. Entre éstos estaba el padre de Mikelle y un vecino que figuraba en la lista de depredadores sexuales por abuso a menores.