Compartir

Muchos lo consideran un milagro.

Un gato ha escapado de una muerte segura, después de que cayera sobre una valla de metal y quedase empalado en la misma. 

Uno de los barrotes atravesó su pata trasera y otro su abdomen. Milagrosamente, ninguno afectó a órganos vitales y el gato, tras ser liberado, sobrevivió.

El minino fue encontrado empalado en la valla de madrugada en una calle de Londres. Los transeúntes que lo vieron  llamaron inmediatamente a la RSPCA (Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals), que acudió al lugar de los hechos para ayudar al felino.

Una vez se personaron, los funcionarios cortaron la valla y trasladaron al gato al veterinario más cercano. 

Afortunadamente, el gato pudo recuperarse de sus heridas.