Compartir

Un hombre, cuya cabeza quedó atrapada en una butaca de una sala de un cine de Birmingham, ha muerto una semana después del incidente.

Al parecer, el pasado 9 de marzo el hombre acudió, junto a su pareja, a ver una película al complejo Star City de Birmingham, un plan que, en principio, no entraña un gran riesgo. 

Cuando acabó la proyección, el teléfono móvil del hombre cayó al suelo y la victima se agachó para recogerlo, tal y como informa 'The Guardian',  la mala suerte hizo que  uno de los reposapiés de las butacas cayera sobre su cabeza, aprisionando a la víctima, que consiguió liberarse gracias a la ayuda de otras personas, que consiguieron desbloquear el reposapiés rompiéndolo.

Una vez liberado, el hombre sufrió un paro cardíaco y fue trasladado de urgencia a un hospital de la citada ciudad británica, donde falleció.

“Después de un incidente que tuvo lugar el viernes 9 de marzo en nuestro cine de Birmingham, podemos confirmar que un cliente fue llevado al hospital esa noche. Nos entristece saber que falleció el viernes 16 de marzo “. expresó en un comunicado Vue International, empresa responsable de la sala.