Compartir

El propietario de una panadería francesa ha sido multado con 3.000 euros por trabajar toda la semana durante la pasada temporada estival.

Cedric Vaivre, de 41 años, recibió la multa por abrir su negocio de lunes a domingo durante el verano de 2017, informa el 'Daily Mail', hecho que viola la ley laboral francesa, la cual obliga a todos los trabajadores a tomarse un día de descanso a la semana.

La panadería de Vaivre, situada en la zona turística del lago Bakey de Vaivre, a unos 190 kilómetros de París, se mantuvo abierta, durante el verano, para poder cumplir con la demanada de pan, bollos y cruasanes de los visitantes. 

Si bien es cierto que este tipo de leyes están para proteger a los trabajadores de una posible explotación laboral, y siendo el propietario del negocio quien se quedó al frente del mismo, puede que se haya cometido un delito contra el derecho de la persona a trabajar.

“Este tipo de leyes están matando a nuestros negocios“, aseguró Christian Branle, el alcalde de la ciudad, a Mirror. “Tienes que mostrar algo de sentido común si eres una pequeña comunidad rural en un área donde no hay mucha competencia“. “Necesitamos permitir que las personas trabajen cuando necesitan este servicio”, concluyó Branle.

Ahora, más de 500 personas han firmado una petición que respalda el derecho al trabajo de este panadero francés