Compartir

La semana pasada informábamos del macabro hallazgo de 54 manos enterradas en la nieve en la región rusa de Khabarovsk, al oriente de Siberia, cerca de la frontera con China.

Recordemos que las manos fueron encontradas en el interior de una bolsa, enterrada en la nieve, en una conocida zona de pesca. 

Muchas teorías se barajaron en las redes sociales. ¿Extraño ritual? se preguntaban unos. El minucioso trabajo de un asesino en serie, afirmaban otros. ¿Habría sido el río quien arrastró la bolsa hasta el lugar donde fueron encontradas?. Demasiadas preguntas sin respuesta.

Pues bien, de acuerdo con informaciones aparecidas en 'The Siberian Times', la investigación ha dado un espectacular giro.

El análisis dactiloscópico ha revelado que ninguna de las extremidades encontradas “tiene antecedentes criminales”.

“De acuerdo con los resultados de estos controles, se emitirá un juicio legal sobre las actividades de los expertos forenses de la ciudad de Khabarovsk, que se encargan de utilizar los elementos mencionados anteriormente”.

Algunos medios locales informaron que, junto a las manos, se encontraron vendajes médicos y fundas de zapatos estilo hospital, y esta es la pista que la Policía se ha aferrado para lograr esclarecer el caso.

Las autoridades han determinado que las extremidades fueron indebidamente eliminadas por un laboratorio forense donde se almacenaban y fueron abandonadas en la nieve, metidas en una bolsa de plástico.