Compartir

Una corredora irlandesa invidente rompió su segundo récord mundial Guinness después de haber corrido más de 130 kilómetros sobre una cinta, en un lapso de 12 horas.

Sinead Kane, quien ya ha corrido 7 maratones, fue declarada la primera mujer en ganar una carrera de estas características en cada continente.

Kane, que nació con una ceguera del 5%, batió el récord en el gimnasio del Clayton Hotel en Irlanda.

La carrera de Kane superó la anterior marca que estaba establecida en 1,17 millas, recorridas en un tiempo de 12 horas.