Compartir

Puede que sea el peor ladrón del mundo o, en su defecto, el que peor suerte tiene.

Las cámaras de seguridad de una tienda en Jiaxing, provincia de Zhejiang, en China, captaron el momento en el que un ladrón irrumpió de madrugada en el local. 

El caco, que se había colado por un hueco en el techo, la emprende a golpes contra el mostrador hasta romper el vidrio de protección.

'People's Daily China' informa que el ladrón se quedó atónito al descubrir que los siete lingotes de oro que estaba intentando robar eran falsos y no tenían el valor esperado.