Compartir

La 'proposición indecente' de esta bloguera de origen chino acabó con sus huesos en la cárcel.

Qianjin Yeye, una bloguera de 19 años, decidió plantear un reto, algo picante, a sus seguidores. 

Sobre la cama de su habitación y en ropa interior, la joven prometió sexo gratis a todo aquel que encontrara el hotel donde estaba alojada

 “Si alguien viene a buscarme, tendrá sexo gratis (…) Estoy en la 6316”.

La muchacha no dio el nombre del hotel pero muchos de sus seguidores lograron descubrir que se encontraba en el Hilton de Sanya, China.

Según el rotativo británico 'Mirror', se presentaron más de 3.000 fans sedientos de amor. Muchos de ellos recorrieron los pasillos en busca del ansiado premio

Se formó tal revuelo que los responsables del Hilton acabaron llamando a la policía que, tras estudiar los hechos, procedieron al arresto de la joven, acusada de prostitución.