Compartir

Algo apesta en una ciudad del sudeste de Nuevo México (Estados Unidos) y los residentes quieren que la policía se encarguen del caso.

Al parecer, un fuerte olor a mofeta está impregnando la ciudad de Hagerman (Nuevo México). Según 'KRQE-TV', esto se debe a las bajas temperaturas que se vivieron durante el invierno en la región, que han hecho que estos molestos mamíferos salgan antes de sus madrigueras.

Viola Badcock, propietaria de un refugio para animales en Hagerman , asegura que las mofetas andan sueltas por la ciudad y que, por lo general, no están sanas. Su mal olor parece ser un problema creciente para la población de Hagerman.

Adam Chávez, agente de policía, ha dicho que se están instalando trampas por toda la ciudad con la intención de capturar a los 'zorrillos'

Chávez dice que las mofetas sanas, atrapados en las trampas, serán reubicadas en el lado este de la ciudad cerca de un río.