Compartir

Una estudiante aprendió en clase de Ciencias una lección que difícilmente olvidará.

Anya Hettich, estudiante en la Universidad de California, ha descubierto que su tío es en realidad su padre gracias a las explicaciones de una profesora. 

Durante una clase de Ciencias, los alumnos comenzaron a debatir sobre los diferentes tipos de sangre

Hettich aseguró que su grupo sanguíneo era diferente al de sus padres, algo biológicamente imposible. Su padre era del tipo O y su madre del tipo A, pero ella no era ni O ni A, era AB. La profesora, sorprendida, recomendó a su alumna mantener una conversación en el salón familiar con sus progenitores.

Y ya se sabe: 'la letra con sangre entra'. La madre confesó una infidelidad, que ha ocultado a su familia durante 19 años, los mismos que tiene su hija. Al parecer la mujer mantuvo un idilio con el hermano de su marido, fruto del cual nació Anya. Así se lo revelo públicamente la joven a través de su cuenta de 'Twitter'

Actualmente, los padres de la joven se encuentran en proceso de divorcio.