Compartir

Gwilym Pugh tenía una vida más o menos resuelta tras fundar a sus 21 años una empresa de seguros desde casa. Sin embargo, a los siete años de fundarla las cosas no le fueron bien a nivel personal. Pesaba 127 kilos y sufría lesiones a causa de su sobrepeso. 

El británico, de 34 años, decidió cambiar su estilo de vida: “Tenía que hacer algo al respecto o sería infeliz para siempre” declaraba el ahora modelo en una entrevista concedida al diario 'Telegraph'. Comenzó centrándose en su estado de salud, y para ello, tomó conciencia sobre su situación al introducir sus datos en un programa para obtener un seguro de vida. A partir de ahí, una buena alimentación y numerosas horas de ejercicio en el gimnasio cambiaron radicalmente su peso. Pasó de 127 kilos a 82. Así lo explicaba: “Caminar y estar activo ha sido clave” señalaba sobre su transformación.

Además de un cambio en su dieta y en sus rutinas diarias, aprovechó el consejo de su peluquero para cambiar su look y dejarse barba, ya que participaba también en una banda musical y eso mejoraría su imagen de cara a la galería. Gracias a su espectacular cambio físico y a Instagram, las marcas publicitarias comenzaron a fijarse en él.

A los 33 años, fue contratado por la agencia londinense de modelos AMCK Models. Desde entonces, marcas como Vans, Diesel o incluso LG se han interesado en él para que sea su imagen principal. Ahora, en Instagram tiene casi 300.000 seguidores. La semana pasada publicó una foto en la que comparaba el que era su rostro hace 10 años con el actual. 

También comparte amistas con David Beckham, con el que se le vio en un acto de la marca de ropa para hombres Harvey Nichols. Además, quiere seguir compartiendo su particular historia de superación: “Quiero seguir difundiendo que todo es posible si le das tiempo y paciencia” sentenció.