Compartir

Una manada de leones ha devorado a un cazador furtivo que se encontraba cerca del Parque Nacional Krüger (Sudáfrica). La ferocidad de los animales fue tal que tan sólo dejaron la cabeza del hombre. 

Según las primeras pesquisas, en base a las huellas encontradas, se sospecha que el viernes, presuntamente, tres cazadores furtivos  irrumpieron en una reserva de animales salvajes que estaba cercada al público, cerca de la ciudad de Hoedspruit, en la provincia de Limpopo, tal y como informa la 'BBC'.

Uno de ellos fue alcanzado por los leones“, dijo el portavoz de la Policía local. Durante la mañana del sábado también se encontraron un arma y munición. Las autoridades han pedido la colaboración ciudadana para poder identificar los restos encontrados. El portavoz  no ha querido desvelar el nombre de la reserva donde se ha producido la tragedia, ya que todavía se está investigando el caso