Compartir

¿Te imaginas ganar la Lotería? ¿Te imaginas fallecer sólo tres semanas más tarde? Ni en el peor de nuestros sueños. Pues bien, esto fue precisamente lo que le pasó a Donald Savastano, un carpintero de 52 años, originario de Queens, New York.

Tras pagar los 10 dólares que costaba el boleto, su billete fue el ganador, Un total de un millón de dólares acumulaba un premio al que no ha podido dar uso. “Probablemente me compraré una camioneta y tal vez iré de vacaciones”, señaló cuando recogió el cheque. “Escaneó el boleto en la máquina y cuando vino me dijo que había ganado un millón de dólares y me pidió que lo viera. Estaba muy contento”, contó Danielle Scott, la cajera que le vendió el boleto.

Ante la ausencia de un seguro médico, fue a consulta. Sin embargo, las noticias no fueron las más esperanzadoras: sufría un cáncer de cerebro y pulmón en fase terminal.

Únicamente tres semanas después de ganar el premio, Savastano falleció. Su historia ha conmovido a las redes sociales. Era conocido por el empeño que le ponía en el trabajo, tal y como señaló The Independent.