Compartir

Barcelona es una ciudad increíble, repleta de arquitectura, cultura y una deliciosa oferta gastronómica. No es de extrañar que sea una de las ciudades que reciben más visitantes de nuestro país.

Emma Jones y Catriona Dowe, un par de turistas británicas, visitaron Barcelona con la ilusión de conocer la Sagrada Familia de Gaudí, emblemática construcción de la ciudad condal. Este monumento era el primer punto en su lista de cosas por hacer.

Era lo principal que queríamos ver. Estábamos muy emocionadas al respecto e investigamos bastante“, comentan las turistas al 'Mirror'. Por fin llegó el momento de visitar la famosa iglesia.

Cuando llegaron, en la entrada pagaron 4 euros para acceder y otros € 5 para subir a la cúpula. ¡Qué barato!, pensaron las mujeres.

“Cuando entramos dijimos que era un poco más tradicional de lo que habíamos imaginado“. Comentó Jones. Cuando subieron a la cúpula, fue Dowe la que se dio cuenta del error. Las mujeres no podían creerlo.  Una de ellas exclamó: “esto no es“' . En frente de ellas, a lo lejos, visionaron la Sagrada Familia.

Avergonzadas, abandonaron la catedral y emprendieron su marcha hacia la Sagrada Familia

Esta vez, entrar les salió un poco más caro.