Compartir

Las bombillas LED se han convertido en una gran opción preferencial para la gran mayoría de españoles por todas las ventajas que representan, entre las más destacada de ella es el ahorro que aporta a todos los hogares de un 80% con respecto a otro tipo de lámparas que se pueden utilizar dentro de un domicilio.

Dos productos estrella que aportan esta tecnología son los plafones LED y los downlights que a día de hoy están de moda dentro de este mercado gracias a todas sus virtudes, que son muchas. Ambos son de los productos más demandados y utilizados en el sector de la iluminación debido a su versatilidad, diferentes diseños y tamaños. Por otro lado, la variedad de diseños proporciona un plus al poder ser utilizado para todo tipo de aplicaciones, tanto en un hogar o para un uso industrial.

Y, ¿qué son los downlights LED? Este es uno de los productos más consolidados en el mercado cuya característica principal es que van empotrados al techo. Este es el producto estrella cuando las necesidades implican un instrumento para empotrar en el techo. A la hora de su instalación, el principal condicionante es el diámetro de corte en el techo. Este factor es de vital importancia debido a que, si se comete un error en la medida del hueco, puede ocasionar problemas en la instalación.

La gama de placas LED ultrafinas basa su diseño en una configuración muy compacta y atractiva a la hora de empotrar en techos con poca profundidad. Asimismo, su diseño mejora de forma significativa la disipación de calor, un factor muy importante en la vida útil de los LED. En función del aumento de potencia lumínica, se puede comprobar cómo también aumenta el tamaño de los downlights. Algunos modelos cuentan con la opción de poder regular la intensidad lumínica mediante la instalación de un driver regulable en sustitución por el que viene por defecto. La instalación mediante garras metálicas hace que el downlight se quede fijado al techo de manera firme.

Por su parte, los plafones LED se suelen utilizar cuando no se dispone de falso techo y el montaje debe ser en superficie. Este es un producto atractivo que se puede instalar en cualquier lugar. Su instalación en techo es muy sencilla debido a que vienen con un soporte que simplifica el montaje de los plafones LED. En algunos modelos es posible cambiar el driver por defecto por uno regulable para poder regular la intensidad de luz. Al igual que con los downlights, a medida que va aumentando la potencia lumínica, va aumentando el tamaño de los productos. Sus diseños hacen que la disipación de calor sea la adecuada, alargando de esta manera la vida útil de los productos.

Ahorro y duración: sus principales virtudes

La tecnología LED está en boca de todo el mundo y está arrasando en nuestro país gracias a la gran capacidad de ahorro que aporta a la factura de la luz. El coste suele ser de entre un 80 y 90% con respecto a las bombillas convencionales y esto es algo trascendental en una época en el que la luz está por las nubes en España y muchas familias tienen que hacer malabares para cuadrar este gasto en el presupuesto mensual de una casa.

Por ello, esta es su principal ventaja con respecto a sus competidores pero hay más que le hacen ser el producto elegido por la gran mayoría. Por ejemplo, la tecnología LED tiene una vida mucho más larga que el resto de instrumentos que se utilizan para la iluminación. Mientras estas pueden durar hasta 9 años o unas 40.000 horas, el resto de bombillas que propaguen este tipo de luz no suelen durar más de un año.

Esto hace que el coste de las LED sea más elevado pero esto representa una inversión ya que al final acabarás ahorrando dinero tanto por su menor consumo respecto a otras como de su longevidad.

Por lo que respeta a la iluminación, la tecnología LED también va un paso por delante del resto. Porque estas tienen un arranque automático que le hace superar a su principal competidora, las tecnologías de bajo consumo. Mientras que las LED se encienden de forma automática y no necesitan tiempo para calentarse, con las de bajo consumo tendrás que esperar unos minutos hasta que alcance su foco máximo de luz.

Otra de las ventajas de los downlights o plafones es que no sufrirán con el apagado y encendido continuo de luces que se suelen producir por diversas causas. Muchas bombillas suelen perecer cuando este sucede por culpa de alguna tormenta o simplemente que salte el automático. Con la tecnología LED te asegurarás que la bombilla en cuestión no sufra ningún tipo de estrés y que pueda soportar este suceso que suele acabar con la mayoría de las convencionales.