Compartir

Un conductor francés, de 73 años de edad, ha sido detenido después de que la policía le arrestara tras una 'espectacular' persecución  en una rotonda de Saint-Brieuc, en la Bretaña francesa, al oeste del país galo.

Tras 17 vueltas a la glorieta, los agentes lograron dar caza a este insistente conductor, quien aseguró no haber oído las sirenas durante su periplo en el interior de la rotonda, tal y como informa 'Quest France'.

El septuagenario compareció el miércoles ante el Tribunal Penal acusado de hacer caso omiso a las órdenes de la policía, conducir en estado de embriaguez, rehusar a someterse al control del alcoholemia y conducir a una velocidad excesiva.

Su permiso de conducir ha sido retirado.