Compartir

Romy McCloskey, una diseñadora de vestuario estadounidense, utilizó sus conocimientos para reconstruir el ala de una mariposa y, además de salvar la vida del insecto, McCloskey ha logrado que recupere el vuelo.

La diseñadora ha estado cuidando de la mariposa desde octubre del año pasado, cuando la encontró, aún siendo oruga, en el jardín de su casa. Tan sólo tres días después desde que se convirtiera en alevilla, la mariposa se rompió una de sus alas. McCloskey buscó una solución.

Una amiga de la diseñadora le envió un video donde se explicaba cómo podía reparar las alas del pequeño insecto y eso es exactamente lo que hizo.

“Pensé que, dado que diseñaba tanto, cortaba y montaba trajes … podía intentarlo. ¡Y estoy muy contenta de haberlo hecho!” Publicó en Facebook.

McCloskey, con una precisión de cirujano, trasplantó el ala de una mariposa muerta a su ejemplar herido. Para ello utilizó unas pinzas, tijeras, talco, cemento de contacto y un palillo de dientes, entre otras cosas.

Aseguró la mariposa con una percha doblada para poder extraerle las alas dañadas. “No te preocupes, no duele. Es como recortar el cabello o las uñas”, escribió en Facebook.

“¡Tuvimos un vuelo exitoso! Un rápido giro por el patio trasero, luego un pequeño descanso sobre los arbustos … luego … 'como el lomo de un cardo' … ¡volaba! Mi corazón se elevó con él , ¡sin lugar a duda!” continuó.

Finalmente, la mariposa voló en libertad.