Compartir

John's Crazy Socks es una empresa de calcetines que facturó 1,4  millones de dolares en el último año.

El responsable de este imperio textil es John Cronin,, un joven, de 21 años de edad, con síndrome de Down.

Tras finalizar sus estudios secundarios, Cronin expresó a su padre su deseo de emprender un negocio propio. Para ello, este joven discapacitado, se dispuso a diseñar, fabricar y vender su prenda favorita desde que era un niño: calcetines.

Con los pies en la tierra, los Cronin comenzaron con su producción de calcetines estampados con todo tipo de motivos: gatos, perros, rostros de presidentes, astronautas, etc.

La idea de John fue todo un éxito y hasta el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha comprado más de un par.

Éxito empresarial y concienciación social se dan la mano esta historia de superación personal

Un tercio de los empleados de la marca son personas que sufren algún tipo de discapacidad. Además, parte de las ganancias también han sido donadas a diferentes causas sociales.

Enhorabuena, John.