Compartir

Un hospital del estado de Washington (Estados Unidos) fue cercado por la Policía y vetado al público cuando trabajadores del centro hospitalario confundieron un paraguas con forma de espada con un rifle de asalto.

Sobre las 9:00 a.m (hora local), El hospital Evergreen Health de Kirkland, avisó, a través de su cuenta de Twitter, del cierre temporal de sus instalaciones, y advertían a pacientes y empleados que permanecieran alejados del complejo.

“Para ayudar a mantener segura a nuestra comunidad, le pedimos a todos los visitantes que eviten el área y permanezcan fuera del hospital“, escribió el Evergreen Health.

Kay Taylor, portavoz del hospital, aseguró a' KOMO News' que un empleado del centro hospitalario se percató que un visitante cargaba con una mochila de la que sobresalía un objeto largo.

Miembros de seguridad revisaron las imágenes de vigilancia, que fueron compartidas en redes sociales, pero fueron incapaces de identificar de qué clase de objeto se trataba.”No estamos seguros de qué se trata, no podemos distinguirlo en la cinta de vídeo, pero estamos altamente preocupados, cerraremos de inmediato”, dijo Taylor.

El oficial de policía de Kirkland, Cody Mann, dijo que los agentes registraron el hospital habitación por habitación tras recibir una llamada que la que se informaba que una persona sospechosa estaba en posesión de un rifle en el interior del centro. Alrededor de las 10 a.m. el hombre vio su imagen en las redes sociales y contactó a Evergreen Health para informar al hospital que el objeto era en realidad un paraguas con forma de espada.

“Gracias a todos los que ayudaron a localizar al sospechoso del rifle. Después de un esfuerzo conjunto, se determinó que era un paraguas”, escribió la policía de Kirkland en Twitter junto con una foto del paraguas. Una vez que se identificó el paraguas, el hospital levantó la prohibición y reanudó la atención como de costumbre.”Tomamos todas las medidas necesarias para ejercer la precaución absoluta de mantener seguros a nuestros pacientes, visitantes, personal y comunidad, y agradecemos enormemente el apoyo de todos para ayudar a garantizar que nuestro campus esté seguro”, dijo el hospital.