Compartir

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han ofrecido una explicación de cómo aparecieron las alas de los insectos y aúnan las dos teorías en liza desde hace más de 100 años.

Publicado en la revista 'Current Biology', el trabajo estudia la evolución de las alas en la mosca de la fruta y plantea un posible origen dual de dicha estructura. Según sus resultados, el ala de la mosca provendría de la unión de dos grupos celulares diferentes, procedentes de las patas y de la zona dorsal.

Tres de cada cuatro especies que existen en la naturaleza son insectos (hay más de un millón de especies distintas), diversidad que muchos achacan a su capacidad de volar y a la aparición temprana de las alas, hace más de 350 millones de años. Sin embargo, el origen de esta evolución sigue siendo un misterio para la ciencia.

Las numerosas hipótesis que han intentado explicar el origen del ala de los insectos se pueden agrupar en dos grandes teorías. La primera es la teoría paranotal, y propone que el ala de los insectos se originó a partir de expansiones laterales de la parte dorsal del tórax, que en un principio proporcionaría la capacidad de planear antes de evolucionar hasta un ala completamente movible.

La explicación alternativa, la teoría branquial, sugiere que el ala de los insectos es una modificación de una estructura preexistente en la base de las patas, que en artrópodos acuáticos habría dado lugar a las branquias y que se modificó para formar el ala.

Tuvo gran aceptación cuando en las branquias de los crustáceos se observaron marcadores moleculares específicos del ala de la mosca, sugiriendo el origen común de ambas estructuras. Sin embargo, este tipo de análisis tiene sus limitaciones, ya que podría tratarse de un caso de convergencia en vez de divergencia evolutiva. De la misma manera, la falta de registro fósil del periodo en el que surgieron las alas ha limitado el análisis de esta etapa de transición.

En el presente trabajo, los investigadores analizaron las secuencias reguladoras que dirigen la expresión de los genes de identidad de pata (Distalless, Dll) y de ala (snail, sna). Sus resultados indican que después de más de 100 años de debate entre las teorías paranotal y branquial del origen del ala de los insectos, es probable que ambas sean parcialmente correctas.