Compartir

Un gato, nacido en Sudáfrica, ha llegado al mundo con una extraña afección que hace que el miníno tenga dos caras. Aunque su estado es crítico, afortunadamente, evoluciona favorablemente.

El gato, apodado Bettie, nació a principios de mes con tres ojos, dos narices, y dos bocas debido a una extraña condición ongénita llamada duplicación craneofacial. Este tipo de felinos son conocidos como “gatos Janus“, en honor al dios romano de dos caras.