Compartir

DJ Sommers era un joven anónimo. Incidimos en el tiempo pasado porque una curiosa anécdota de su adolescencia le ha catapultado a la fama en todo Estados Unidos. A raíz de un tweet publicado en su cuenta personal de Twitter, el joven norteamericano ha copado titulares debido a la rara costumbre de sus padres.

Según confesaba en el corto texto, su familia regalaba habitualmente por Navidad un estuche de vinos a sus profesores, pero no eran botellas normales. El recipiente, inusual, no tenía la etiqueta común, sino que contaba con una foto del propio Sommers que iba acompañada por un pequeño texto que rezaba: “Nuestro hijo es la razón por la que bebes esta botella. Disfrútala por nosotros”.

¿Era esta una sutil maniobra de soborno escolar? Lo que está claro es que es una tradición graciosa y singular.