Compartir

En la ciudad de Houston, Estados Unidos, estaba a punto de
suceder uno de los dramas que están sacudiendo a muchos de los pequeños
empresarios que trabajan cada día para mantener a flote el trabajo para el que
se han dedicado toda su vida.

Las redes sociales vuelven a derribar un nuevo muro en una
de las historias que tocan el corazón de los que la leen. Un negocio abocado al
cierre por el descenso del índice de ventas de manera drástica, estaba a punto
de darse por vencido, pero fue entonces cuando una chica, de tan solo 18 años, publicó
un tweet en el que hablaba
de la panadería de su padre y pedía una mínima difusión a los lectores.

En el tweet, con video adjunto, podíamos leer lo siguiente: “Hola a todos. Mi
papá tiene una pequeña panadería – restaurante. Él mismo hornea el pan dulce.
Ha estado pensando en cerrar el negocio pero yo no puedo permitir que eso
suceda. Corran la voz: un retuit podría significar la llegada de un nuevo
cliente potencial”.

 

Fue entonces cuando se produzco el milagro, más de 60.000 Retweets
y más de 50.000 Me Gusta alcanzó el tweet
, consiguiendo una publicidad para la
empresa que nunca habrían podido llegar a imaginar.