Compartir

La actriz Gwendoline Christie ha sufrido en sus propias carnes el lado oscuro de sus fans.

La artista, conocida por su papel en la serie Juego de Tronos, donde interpreta a Brienne De Tarth, se ha puesto, todavía más, de moda tras aparecer en la saga de Star Wars desempeñando el papel de Captain Phasma.

Recientemente, Christie acudió a una comida en un conocido restaurante. En un momento dado, entró en el baño y se sentó en el 'trono'. En ese momento, la mano de una mujer, que sostenía un teléfono móvil, se deslizó por debajo de la puerta y ofreció el dispositivo a la actriz para que se hiciera un autorretrato.

“Una mano se deslizó bajo la puerta, con un teléfono, y una voz femenina dijo: 'Selfi'”, señaló la actriz, quien asegura que le contestó: “No, gracias

 La interprete hizo tan tremenda confesión en un conocido programa de televisión estadounidense, donde acudió, junto al resto de sus compañeros de Star Wars, para promocionar la película.